Tipos de vainillas y sus usos

La vainilla proviene de una especie de orquídea cultivada en regiones tropicales. Fue traída a España por los conquistadores españoles a principios del siglo XVI, que quedaron prendados de su aroma y su sabor al ser utilizada como saborizante en la bebida de cacao. Como curiosidad añadiré que le pusieron el nombre de vainilla por su parecida forma a las vainas de las espadas pero en tamaño diminuto.

Para conseguir una especia rica en aromas es necesario que en el cultivo y preparación de la planta se realicen minuciosos cuidados. Esto hace que, en proporción a su peso, la vainilla sea uno de los productos agrícolas más caros. Esta especia es utilizada como saborizante, y podemos encontrarla en varios formatos, tanto en vaina, en extracto, en pasta o en azúcar.

Comenzaremos hablando del azúcar de vainilla, de Tahití, o de Madagascar, que quizá sea el formato menos conocido, está compuesto de azúcar y extracto de vainilla. Este tipo de vainilla, además de aportar sabor, también nos aporta dulzor. Podemos utilizarlo sustituyendo, por ejemplo, con un par de cucharadas de azúcar del bizcocho que vayamos a hacer. De esta forma ya aportamos el toque de vainilla necesario en nuestro bizcocho. También podemos usarlo en cremas o mermeladas para darles un toque de aroma a vainilla.

El siguiente formato del que vamos a hablar es de la pasta de vainilla. A mí personalmente este tipo de vainilla es el que más me gusta, para mi quizás sea la mejor vainilla del mundo. Con una cucharadita de pasta tendremos suficiente para dar un aroma y sabor espectacular en nuestros postres ya que viene muy concentrada, contiene la vaina de la vainilla molida tienen una textura bastante densa, similar a la de un sirope. Podemos utilizarla tanto en bizcochos, para dar sabor a nuestro buttercream, para crema pastelera, en batidos, helados…

El extracto de vainilla se obtiene de la maceración de vainas de vainilla, alcohol, agua y azúcar. Los extractos que encontramos son líquidos y pueden ser naturales o concentrados, éstos últimos suelen ser artificiales. Te aconsejo que compres siempre extractos de vainilla natural, ya que te va a aportar un mejor sabor en tus postres. Con una cucharadita tendremos suficiente para dar sabor. El extracto podemos utilizarlo en todas nuestras preparaciones, tanto bizcochos, cupcakes, buttercream…

Por último, vamos a hablar de las vainas de vainilla. Para aprovechar al máximo las vainas las partiremos a lo largo con la ayuda de un cuchillo, y la rasparemos para conseguir todas las semillas de vainilla. Las vainas generalmente son utilizadas para aromatizar la leche de una crema pastelera o de unas natillas, aunque para lograr un mayor sabor yo siempre aprovecho también el interior de la vaina.

Con este producto podremos elaborar nuestro propio extracto de vainilla poniendo en una botella unas vainas y una parte de vodka para que macere. Las mejores vainas suelen tener una longitud media de unos 15 cm y para saber si se trata de una vaina de calidad deberíamos poder enroscarla alrededor de un dedo sin que ésta se rompa.

Después de ver los tipos de vainilla que podemos encontrar para elaborar nuestros postres. ¿Con cuál te quedas? Como te he dicho antes, yo me quedo sin duda con la pasta de vainilla.

 

Fuente: marialunarillos.com

Deja un comentario